lunes, septiembre 28

Marcello Mastroianni


Lo conocí circunstancialmente en el fantástico Centro Cultural que teníamos en la calle Sucre y Libertador, cuando vino a filmar la película de María Luisa Bemberg "I don't want to talk about it" (De eso no se habla), allá por 1993.

El Centro Cultural de Belgrano Chico tenía una magia especial. Como todas las cosas del Proyecto Pueblo Blanco, demasiado adelantado a su tiempo. Contaba con una Art Gallery, un Centro de Acción Cultural, un Centro de Altos Estudios Pedagógicos, un Centro Multimedial de Tecnología Educativa , siete aulas, un Set de Fotografía Profesional, Un local de Apple Macintosh dedicado a Educación, un polirrubros, y un bar -restaurante.

Literalmente, sin apoyo alguno, hecho a pulmón, el Centro Cultural fue "devorado" por el "efecto Tequila". Ahora, en ese predio, funciona una sinagoga.

Fue un placer estar compartiendo momentos con una figura tan destacada del cine mundial. Descubierto por Luchino Visconti, Mastroianni llegó a la fama mundial con films como "La Dolce Vita", "8 y medio", y luego "Ginger y Fred", de Federico Fellini.

1 comentario:

shopgirl dijo...

¡Qué lindo que era el Centro Cultural!
Ahí cocinaba Mosquito!!